Juez da un año de prisión preventiva a Gina Domínguez

 
 
La Fiscalía General del Estado (FGE) obtuvo de la jueza de control la imputación de la exvocera del gobierno de Javier Duarte en los delitos de abuso de autoridad, incumplimiento de un deber legal y coalición.
 
Al comprobar las acciones de aseguramiento de María Gina Domínguez, en audiencia oral que concluyó a las 6 de la mañana de ayer, fue legalizada su detención; asimismo, fueron aceptadas las imputaciones y la autoridad decretó prisión necesaria por delitos de abuso de autoridad, incumplimiento de un deber legal y coalición; de considerarlo procedente en su momento la sentencia sería dictada por la jueza al final del proceso.
 
La detención de la excoordinadora de Comunicación Social del Gobierno del Estado tuvo lugar la noche del pasado sábado, con estricto apego al debido proceso, lo cual fue avalado por la jueza, por cuya resolución permanecerá enfrentando los efectos del proceso penal que se le instruye en contra internada en el reclusorio regional, se informó.
 
“Agarraron a Gina” se leía en grupos de chat la noche del sábado, así como en redes sociales, “Que la llevan a rumbo a Pacho me confirma el abogado”, mencionaban en otro grupo y el rumor dejó de serlo cuando las imágenes de Gina Domínguez Colío fue ingresada a la Sala de Juicios Orales del penal de Pacho Viejo.
 
Gina Domínguez fue coordinadora de Comunicación Social de Javier Duarte de 2010 a febrero de 2014, fue sustituida por Alberto Silva Ramos, sin embargo, la vocera cobró notoriedad ante el poder que logró donde secretarios de despacho se doblegaban a las instrucciones de la vocera.
 
Domínguez Colío tuvo gran influencia en el gobernador, quien delegó toda la política de la comunicación institucional a la ex vocera, quien tenía la última decisión para contratar a determinados medios y dejar fuera a otros.
 
Las enemistades de Gina se hicieron mayores al dejar de lado a algunos medios y periodistas, trabajar con algunos, así como por la comunicación alterna que se aplicaba desde sus oficinas para golpear mediáticamente a los comunicadores que consideraba enemigos donde algunos perdieron empleos.
 
Gina Domínguez se suma a Arturo Bermúdez, Mauricio Audirac y Francisco Valencia, quienes tienen en común haber sido funcionarios de Javier Duarte y ahora son huéspedes del penal de Pacho Viejo.